Pesadilla en Burocracia Street

31 agosto, 2017

La burocracia puede ser la herramienta fundamental que logre el buen desempeño de las políticas públicas o puede ser la pesadilla que contribuya al fracaso del desarrollo de un país.

Juan y Matías son muy buenos amigos, ellos se conocieron en unas vacaciones de verano y congeniaron muy bien porque a ambos les gustaba la música blues y las películas de Quentin Tarantino. Además, ambos estudiaban la misma carrera: Administración de empresas. Cuando acabaron sus estudios universitarios, ambos decidieron abrir una empresa, tenían el bicho del emprendimiento dentro suyo, querían contribuir con su país, autoemplearse y generar trabajo para otras personas más.

Juan quiso aperturar su negocio y se dio cuenta que ello le iba a demorar 26 días. Matías también hizo lo mismo y sólo le tomó 6 días. Es decir, en el tiempo que a Juan le demoraba abrir una empresa, Matías podía abrir 4 y le sobraran aún dos días libres. Juan tuvo que trabajar como part time 2 meses en una cadena de comida rápida para ahorrar dinero y con ello pagar los costos para el registro de su empresa. A Matías abrir su negocio le costó 5 veces menos que a Juan. Es decir, con el dinero que invirtió Juan en abrir su negocio, Matías hubiera podido abrir 5 empresas.

Hay veces que la burocracia hace confundir la realidad con la fantasía.

¿Será que Juan está teniendo un mal sueño? ¿Alguien le estará jugando una broma pesada a Juan? ¿Por qué tanta diferencia? La única diferencia es que Juan vive en Perú y Matías en Chile.

Estos son los datos que nos trae el informe Doing Business 2017, índice elaborado por el Banco Mundial que sirve para medir la facilidad para hacer negocios en un país. Según el Informe, Perú se encuentra en la posición 54 de 190 países. Sin embargo, cuando entramos a ver el detalle descubrimos que hay unos indicadores que debemos mejorar obligatoriamente si queremos salir adelante. Es el caso del indicador “Apertura de un negocio” donde Perú se encuentra en la posición 103, por debajo de la mitad de la tabla y donde encontramos (como vimos en la parte superior) que a un emprendedor peruano abrir un negocio le puede costar entre 6 y 3 veces más o le puede demorar entre 4 ó 5 veces más aperturar un negocio.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) el 2015 se crearon unas 235,000 empresas. Si la gestión para abrir una empresa cuesta en Perú aprox. 500 dólares y en Chile cuesta aproximadamente 100 dólares; ello significa que mientras al Perú le costó 117,5 millones de soles abrir estas empresas, abrirlas en Chile nos hubiese costado 23,5 millones. Es decir, abrir el mismo número de empresas en Chile nos hubiese significado un ahorro de 94 millones de soles.

De acuerdo al Índice de Competitividad Global 2016-2017, elaborado por el World Economic Forum (WEF), Perú se ubica en la posición 106 de 138 países en el pilar de Institucionalidad. Es decir, nos encontramos casi en el quinto inferior de la tabla. Esto dato es muy preocupante, teniendo en cuenta que una institucionalidad no adecuada genera barreras burocráticas, corrupción y falta de legalidad.

Desmenuzando los indicadores del WEF, podemos ver que nuestro país en “Ética y corrupción” e “Influencia indebida” ocupa el puesto 104 (de 138 países), en “Fiabilidad de los servicios policiales” estamos en el puesto 129, en “Eficiencia del marco jurídico en la solución de controversias” quedamos en la posición 129 y en “Carga de la regulación gubernamental” ocupamos la casilla 134. Es decir, estamos entre los 5 peores en burocracia. Sólo nos falta ver a Freddy Krueger para creer que esto es una pesadilla.

Pero no todo es malo, si quieres practicar cómo no perder los nervios ante la burocracia puedes empezar a juar “Funcionary”, el único juego que te hace vivir la burocracia al 100%. No apto para cardiacos.

El reto es muy grande, pero quizá estamos en el momento adecuado –dada la coyuntura que estamos viviendo en temas como la educación- para impulsar de una vez la meritocracia en todo el sector público y fortalecer las capacidades estatales que tanta falta nos hace. Es hora de despertarnos y dejar atrás esta pesadilla.

Anuncios

Corrupción y baja institucionalidad azota Latinoamérica

17 noviembre, 2014

El caso de los 43 estudiantes muertos en el Estado de Guerrero, México, en la que estarían involucrados autoridades políticas, policías y sicarios demuestra la precariedad institucional que sufrimos muchos países latinoamericanos y que desemboca en un estado de corrupción, impunidad y engaño de parte de quienes -más bien- debiesen cuidarnos y velar por el estado de Derecho.

Y es que la institucionalidad en muchos países de Latino América está por los suelos. Según el Índice de Competitividad Global 2014 –del Foro Económico Mundial- que mide, entre otros factores de productividad, el grado de institucionalidad  de 144 países pone a muchos estados  latinoamericanos en el tercio inferior de esta lista.

En este cuadro elaborado, podemos ver algunos de los componentes de Institucionalidad en los que Latinoamérica sale mal. En muchas variables, Venezuela, Argentina y Paraguay ocupan los últimos lugares. Colombia, Perú y México – a pesar de ser países que económicamente han estado haciendo las cosas bien- también demuestran niveles muy bajos de institucionalidad.

En este cuadro elaborado, podemos ver algunos de los componentes de Institucionalidad en los que Latinoamérica sale mal. En muchas variables, Venezuela, Argentina y Paraguay ocupan los últimos lugares. Colombia, Perú y México – a pesar de ser países que económicamente han estado haciendo las cosas bien- también demuestran niveles muy bajos de institucionalidad.

Para variar, un latinoamericano se encuentra último en esta lista mundial Se trata de Venezuela, cuya institucionalidad ha venido a menos desde que ha sido dirigida por gobiernos de carácter bolivariano. ¿Puede haber una institucionalidad coherente, sólida y seria en un país que decide crear un Viceministerio de la Suprema Felicidad? Otro país hermano que se encuentra entre los 8 peores  países en institucionalidad es Argentina; país que no está pasando por un buen momento económico debido a sus políticas públicas y caudillismo autocrático. Le sigue Paraguay –en el puesto 133-  que tiene una serie de problemas internos como la falta de seguridad y la debilidad institucional.

En Ética y Corrupción la mayoría de latinoamericanos salimos jalados. Por ejemplo, de 144 países, Venezuela está ultimo, Paraguay 142, Argentina 139, Colombia 123, México 110 y Perú 103.

En Ética y Corrupción la mayoría de latinoamericanos salimos jalados. Por ejemplo, de 144 países, Venezuela está ultimo, Paraguay 142, Argentina 139, Colombia 123, México 110 y Perú 103.

Continúa el Perú, que se encuentra en la posición 118 (de 144) en nivel de institucionalidad. 7 puestos por debajo de Colombia (111) y 16 puestos por debajo de México (102). Estos 3 países –junto a Chile- se han diferenciado en Latinoamérica por apostar por la apertura al libre mercado como la principal herramienta para lograr el crecimiento económico; sin embargo, la institucionalidad en estos estados deja mucho que desear. Por ejemplo, en la variable “Desvío de fondos públicos” Perú se encuentra en la posición 104, México 119 y Colombia 128. Ultimo está Venezuela y penúltimo Argentina. En “Confianza en los políticos”, México está en el puesto 114, Colombia 125 y Perú 131. “El costo de negocio de la delincuencia y violencia” en México lo hace ocupar la casilla 135, Colombia 134 y Perú 127. En el rubro “Ética y corrupción” último sale Venezuela; En el 103 Perú, 110 México y 123 Colombia.

Adicionalmente, los 3 se encuentran en la “lista negra” de los países productores y distribuidores de droga en el mundo, según el Informe Anual del gobierno de los Estados Unidos. Colombia y Perú están entre los mayores distribuidores de cocaína en el mundo y México es el principal distribuidor de derivados ilegales de opio en los Estados Unidos.

Según el Índice de la Percepción de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional, de 177 países, Venezuela se encuentra en el puesto 160, Paraguay 150, México y Argentina comparten el puesto 106.

Según el Índice de la Percepción de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional, de 177 países, Venezuela se encuentra en el puesto 160, Paraguay 150, México y Argentina comparten el puesto 106.

Esto demuestra, que el crecimiento económico es importante, pero si no avanzamos en temas base como la institucionalidad y en temas transversales como la educación, el futuro que se nos viene más que un desafío podría ser una vorágine…