Corrupción y baja institucionalidad azota Latinoamérica

17 noviembre, 2014

El caso de los 43 estudiantes muertos en el Estado de Guerrero, México, en la que estarían involucrados autoridades políticas, policías y sicarios demuestra la precariedad institucional que sufrimos muchos países latinoamericanos y que desemboca en un estado de corrupción, impunidad y engaño de parte de quienes -más bien- debiesen cuidarnos y velar por el estado de Derecho.

Y es que la institucionalidad en muchos países de Latino América está por los suelos. Según el Índice de Competitividad Global 2014 –del Foro Económico Mundial- que mide, entre otros factores de productividad, el grado de institucionalidad  de 144 países pone a muchos estados  latinoamericanos en el tercio inferior de esta lista.

En este cuadro elaborado, podemos ver algunos de los componentes de Institucionalidad en los que Latinoamérica sale mal. En muchas variables, Venezuela, Argentina y Paraguay ocupan los últimos lugares. Colombia, Perú y México – a pesar de ser países que económicamente han estado haciendo las cosas bien- también demuestran niveles muy bajos de institucionalidad.

En este cuadro elaborado, podemos ver algunos de los componentes de Institucionalidad en los que Latinoamérica sale mal. En muchas variables, Venezuela, Argentina y Paraguay ocupan los últimos lugares. Colombia, Perú y México – a pesar de ser países que económicamente han estado haciendo las cosas bien- también demuestran niveles muy bajos de institucionalidad.

Para variar, un latinoamericano se encuentra último en esta lista mundial Se trata de Venezuela, cuya institucionalidad ha venido a menos desde que ha sido dirigida por gobiernos de carácter bolivariano. ¿Puede haber una institucionalidad coherente, sólida y seria en un país que decide crear un Viceministerio de la Suprema Felicidad? Otro país hermano que se encuentra entre los 8 peores  países en institucionalidad es Argentina; país que no está pasando por un buen momento económico debido a sus políticas públicas y caudillismo autocrático. Le sigue Paraguay –en el puesto 133-  que tiene una serie de problemas internos como la falta de seguridad y la debilidad institucional.

En Ética y Corrupción la mayoría de latinoamericanos salimos jalados. Por ejemplo, de 144 países, Venezuela está ultimo, Paraguay 142, Argentina 139, Colombia 123, México 110 y Perú 103.

En Ética y Corrupción la mayoría de latinoamericanos salimos jalados. Por ejemplo, de 144 países, Venezuela está ultimo, Paraguay 142, Argentina 139, Colombia 123, México 110 y Perú 103.

Continúa el Perú, que se encuentra en la posición 118 (de 144) en nivel de institucionalidad. 7 puestos por debajo de Colombia (111) y 16 puestos por debajo de México (102). Estos 3 países –junto a Chile- se han diferenciado en Latinoamérica por apostar por la apertura al libre mercado como la principal herramienta para lograr el crecimiento económico; sin embargo, la institucionalidad en estos estados deja mucho que desear. Por ejemplo, en la variable “Desvío de fondos públicos” Perú se encuentra en la posición 104, México 119 y Colombia 128. Ultimo está Venezuela y penúltimo Argentina. En “Confianza en los políticos”, México está en el puesto 114, Colombia 125 y Perú 131. “El costo de negocio de la delincuencia y violencia” en México lo hace ocupar la casilla 135, Colombia 134 y Perú 127. En el rubro “Ética y corrupción” último sale Venezuela; En el 103 Perú, 110 México y 123 Colombia.

Adicionalmente, los 3 se encuentran en la “lista negra” de los países productores y distribuidores de droga en el mundo, según el Informe Anual del gobierno de los Estados Unidos. Colombia y Perú están entre los mayores distribuidores de cocaína en el mundo y México es el principal distribuidor de derivados ilegales de opio en los Estados Unidos.

Según el Índice de la Percepción de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional, de 177 países, Venezuela se encuentra en el puesto 160, Paraguay 150, México y Argentina comparten el puesto 106.

Según el Índice de la Percepción de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional, de 177 países, Venezuela se encuentra en el puesto 160, Paraguay 150, México y Argentina comparten el puesto 106.

Esto demuestra, que el crecimiento económico es importante, pero si no avanzamos en temas base como la institucionalidad y en temas transversales como la educación, el futuro que se nos viene más que un desafío podría ser una vorágine…

Anuncios

ACUERDO DEL PACIFICO TE VEO VENIR

26 diciembre, 2010

Un nuevo bloque comercial, en busca de los mercados asiáticos, se empieza a formar en América Latina

Ya sabemos que este es el siglo de Asia, pero que pasará con Latinoamérica?

Según Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo BID, esta será “la Década de América Latina”, debido al ritmo acelerado de crecimiento que ha venido demostrando con relación a países más desarrollados. América Latina tiene la oportunidad histórica de concluir sus tareas pendientes y sumarse a los países asiáticos en la vanguardia del crecimiento mundial.

Entonces, que tendría que hacer Latinoamérica para poder caminar a un ritmo lo más parecido a Asia y poder negociar de igual a igual con este continente? Por un lado, resolver sus tareas pendientes como mejorar su institucionalidad y la calidad de la política, disminuir los niveles de pobreza, desarrollar la calidad de su educación e invertir en tecnología, desarrollo y en infraestructura.  Y por otro lado, Integrarse, ser competitivo y buscar mejores resultados como bloque comercial. Y parece que esta integración empieza a formarse.

Ad portas de celebrar el Bicentenario de la Independencia de América Latina, el Banco Interamericano de Desarrollo dice que esta será "la década de América Latina".

El presidente peruano, Alan García, envió el último octubre una carta con la propuesta de una integración profunda, a los presidentes de Chile, Colombia, Ecuador y Panamá. Al presidente Piñera de Chile le simpatizó la propuesta y planteó que la invitación fuera extensiva a México.

Es por eso, que en el marco de la XX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, realizada a principios de diciembre en Argentina, se reunieron Perú, Chile, Colombia y México y sentaron las bases de la nueva integración, ordenando a sus ministros a plantear un primer diseño del proceso para evaluarlo antes de tres meses.

El objetivo de este nuevo bloque comercial es crear un gran mercado en América Latina para competir en mejores condiciones con  el Asia Pacífico, el área de más acelerado crecimiento económico del mundo. Y es que si bien, cada uno de estos cuatro países empezó a abrirse al mundo a través de tratados bilaterales, ellos saben que la competencia a nivel mundial ya no  es de países, sino de regiones.

Sueño en bloque. Vale la pena soñar.

Y el segundo objetivo de este futuro bloque es unirse para iniciar una ofensiva comercial en Asia Pacífico. Esta región se ha transformado en el principal polo de crecimiento económico en el mundo y será el centro fundamental de la economía en el presente siglo, por tanto es inevitable entrar a competir en este mercado.

El acuerdo Arco del Pacífico busca unir a aquellos países en la región que compartan una política de apertura económica, libre comercio y formen parte del llamado  Arco del Pacífico.

Colombia, Chile, Perú y México son los países que más han abierto sus puertas en toda América Latina. Los cuatro tienen acuerdos comerciales firmados entre ellos. Los tres primeros tienen acuerdos para evitar la doble tributación, acaban de integrar su bolsa de valores, sus empresas nacionales buscan expandirse en esta área y tienen modelos de desarrollo económicos similares. Esto los está transformando en una especie de submercado andino. Y con la integración de México podríamos hablar de un mercado de más de 200 millones de habitantes. Asimismo, Panamá ya mostró su simpatía hacia este acuerdo integrador; sin embargo,  aún no se conoce la posición de Ecuador.

El destino está en nuestras manos. Latinoamérica, tú eliges.

Ya habíamos hablado sobre esta posible integración en nuestro artículo “América Latina: ¿Será nuestra hora?” en la que comentábamos -cuando todavía no se producía ningún encuentro- sobre la unión de estos cuatro países. Ahora, parece que este sueño puede ser una realidad. El destino está pasando por nuestras manos y me pregunto nuevamente ¿Será nuestra hora? Nuestro destino dependerá de las acciones que tomemos. Tú eliges Latinoamérica.