ACERCÁNDONOS AL ASIA A TRAVÉS DE LA INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA?

31 agosto, 2011

Si queremos una visión de largo plazo no podemos cambiar constantemente nuestra política comercial

Hasta el año pasado, el Perú había hecho lo más idóneo y lógico para acercarse a negociar con el bloque Asia Pacífico. Y cuál era esta gran fórmula? Simple. Unirse a aquellos países en la región que compartan una política de apertura económica, libre comercio y formen parte del llamado  Arco del Pacífico. Es decir, juntarse con los mejores! Con aquellos países que estén dispuestos a negociar de manera pragmática, abiertos al mercado, que busquen ser competitivos  y que dejen  las ideologías de lado.

Estos 4 países fueron Chile, Colombia, México y Perú. Es decir, los cuatro países mejores ubicados de Latinoamérica en el ranking Doing Business 2011, que mide quiénes son los países que brindan mayores facilidades para hacer negocios. Estos  países formaron el Acuerdo del Pacífico, cuyo objetivo es constituir  un gran mercado en América Latina que pueda competir en mejores condiciones e iniciar una ofensiva comercial en Asia Pacífico.

Cuando todo parecía que iba por buen camino, entra un nuevo gobierno al Perú y anuncia que uno de los objetivos comerciales del Perú será consolidar la relación con la zona del Asia Pacífico. Perfecto! Y cuál será la estrategia? Apostar por la integración de América Latina, para ir en bloque a negociar con Asia…Qué?

Así me lo manifestó el Embajador Carlos Velasco Mendiola en la conferencia magistral “Inserción del Perú en el Asia Pacífico“ realizada en las aulas de la universidad UTP el 17 de agosto del Pte. Ya lo había mencionado también el mismo Presidente de la República en su discurso de toma de mando, cuando dijo que buscaría el acercamiento del Perú al MERCOSUR, la CAN  y la UNASUR.

Y en qué quedó ir a negociar con Asia a través del Acuerdo del Pacífico? Pues parece que el bloque del Acuerdo del Pacífico, según el actual gobierno, tiene un perfil ideológico. Este habría sido formado con una ideología liberal (todos tienen acuerdos comerciales con EE.UU.) y sería la contraparte del Eje antisistémico conocido como el ALBA (liderado por Venezuela) y el Eje crítico que forma el UNASUR (liderado por Brasil).

El Acuerdo del Pacífico fue una propuesta para que los cuatro países latinoamericanos, que apuestan por el libre comercio, se unan para realizar acuerdos comerciales con el bloque Asia Pacífico.

Entonces como el Perú no quiere mezclarse en “ideologías”, ha decidido por apostar a sus raíces; es decir, buscar la integración de toda Latinoamérica –debido a que es nuestro espacio natural- para negociar en bloque con otras regiones…

En otras palabras, parece que el gobierno tiene las buenas intenciones de lograr la integración latinoamericana -esa que desde 1815 aproximadamente quiso el libertador Bolívar- para negociar en bloque. Objetivo altruista y filántropo. Pero no suena un poco utópico y cansado?

Felix Jimenez, el coordinador responsable de la comisión del plan de gobierno del actual partido que dirige el país, muestra en este cuadro (hecho el 2010) sus diferencias con el gobierno anterior.

Cuantas organizaciones se han abierto en Latinoamérica buscando la integración y acaso alguna la ha logrado? Lo cual no significa que dejemos de intentarlo y que sigamos promoviendo la integración. Pero, no es esta una estrategia a largo plazo? Y en un mundo tan competitivo y acelerado, vamos a esperar que todos los países latinoamericanos nos alineemos para poder negociar mejor?

Los países más competitivos de Asia se han caracterizado por adoptar como política comercial el libre comercio, la apertura de sus mercados y el capitalismo. China, el país comunista más grande del planeta ha acogido al capitalismo como herramienta para su desarrollo comercial, convirtiéndolo en el motor de su crecimiento exponencial y convertirse en un gran país emergente que ya es una de las más grandes economías mundiales y es más capitalista que muchos países de occidente que se consideran liberales.

Bajo este enfoque de lo que significa el libre comercio para Asia, es coherente para los países latinoamericanos que apuestan por la apertura de mercados querer negociar junto a países como Venezuela y Cuba que odian el Capitalismo? Con países como  Ecuador y Bolivia, que se retiraron de la negociación con la UE por no parecerle justa, teniendo en cuenta que este bloque comercial negocia acuerdos comerciales conjuntamente con cooperación? Con países como Brasil y Argentina que llevan más de 12 años sin cerrar un TLC con la UE debido a sus políticas proteccionistas internas?

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), organización liderada por Brasil, trabaja en una perspectiva sudamericana y ha sido crítica de la posición liberal. Esta es una de las organizaciones por la que está apostando el Perú.

La semana anterior se celebró en la Secretaría General de la Comunidad Andina la conferencia “La agenda social andina y los nuevos desafíos para la integración“ y la conclusión fue buscar la integración económica latinoamericana como en la Unión Europea. Igual me pareció un ideal altruista pero sin una base sólida. La CAN ni siquiera ha podido unirse para negociar un acuerdo comercial y está buscando una integración latinoamericana más amplia…

La relación de Asia con América Latina tiene hoy grandes oportunidades que no se pueden desperdiciar y en un mundo tan competitivo como vivimos, el tiempo es una variable fundamental que debemos aprovecharla al máximo. Además, el Perú, así como México y Chile (Colombia está luchando por su ingreso), tienen la ventaja de que ya pertenecen al Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), lo cual hace que ya haya una convergencia entre estas naciones para asociarse y formar un bloque comercial, que en mejores condiciones, vaya abriendo más puertas en el Asia Pacífico. Entonces, por qué renunciar a esta iniciativa del Acuerdo del Pacífico? Por qué poner énfasis solamente en el MERCOSUR y UNASUR, cuando vemos que hay tantas diferencias respecto al rumbo económico que quieren seguir varios de estos países latinoamericanos? Y el gobierno dice que quiere ser pragmático y dejar de lado las ideologías? Ojalá que el Estado ponga por delante los intereses del Perú y si va a buscar el desarrollo y apertura del país lo haga al lado de los países más competitivos y que tienen mejores indicadores económicos y no solamente de aquellos que han podido tener resultados sociales positivos de corto plazo. Porque la asistencia social de corto plazo no tiene ningún sustento si no va acompañado de un desarrollo comercial de largo plazo que sostenga la responsabilidad social que necesita nuestro país.

Anuncios

¿ESTA EL PERU PREPARADO PARA DEFENDER Y PROMOCIONAR SUS PRODUCTOS?

23 julio, 2011

Hace una semana salió un video promocional “Sabores de Chile” promocionando la leche de tigre, la causa y el pisco sour como productos chilenos;  lo que causó una gran polémica en Perú  ,por ser productos oriundos peruanos, y en Chile, porque muchos no están de acuerdo que se promocione su cocina con platos de otro país.

Pero antes de rasgarse las vestiduras y acusar a otros países de promocionar nuestros productos como suyos,  sería buenos preguntarnos ¿Está preparado el Perú para defender y promocionar sus productos?

Según el Informe especial del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) “Odisea en los Mercados Internacionales. Una evaluación de la efectividad de la promoción de exportaciones en América Latina y el Caribe” señala que PROMPERU es una de las organizaciones de promoción de exportaciones que no tiene oficinas propias en el exterior  y, en ese sentido, tiene desventajas sobre organismos que si tienen oficinas comerciales propias como PROMEXICO (México), PROEXPORT (Colombia), PROCOMER (Panamá) y PROCHILE (Chile).

Según en Informe del BID, mientras PROCHILE tiene 50 oficinas propias en el exterior, PROMEXICO 34, PROEXPORT 15 y PROCOMER 14; PROMPERU no tendría ni una (aunque según la página del Ministerio de RR.EE. de Perú, tenemos una en Taipei).

Según Informe del BID, mientras Chile tiene 50 oficinas comerciales en el exterior, Perú no tiene ni una (según Ministerio de RR.EE. tiene una).

Asimismo, manifiesta que muchas entidades latinoamericanas, como PROMPERU, no tienen oficinas propias en el exterior; por tanto, deben recurrir al apoyo de funcionarios diplomáticos, que representan comercialmente a su país y que trabajan dentro de las embajadas y consulados como es el caso del Perú.

Entonces la pregunta es ¿tienen el mismo efecto las representaciones diplomáticas y las oficinas comerciales propias sobre el nivel y la diversificación de las ventas externas en los países latinoamericanos? Y la respuesta es NO.

Según el Informe, del año 2010, señala que “la apertura  de una oficina de las organizaciones de promoción de exportaciones tiene un impacto significativamente mayor que la adición de una representación diplomática sobre las exportaciones bilaterales totales. En América Latina y el Caribe, el impacto es 5,5 veces mayor”

El impacto de una oficina comercial propia sobre una representación diplomática es 5.5 veces mayor.

Otro aspecto importante a señalar, es que las oficinas comerciales propias –a diferencia de las representaciones diplomáticas- promueven una venta externa mucho mayor tanto sobre el número de productos exportados (margen extensivo) como sobre las exportaciones promedio por producto (margen intensivo).

Las oficinas comerciales propias promueven mucho más exportaciones, tanto de productos que ya son exportados como de nuevos productos.

Este análisis parece que es comprendido más por unos países que por otros; sino, hagamos las comparaciones entre Colombia y Perú. Colombia tiene 5 acuerdos comerciales vigentes, cuatro negociaciones culminadas y cuenta con 15 oficinas comerciales propias en el exterior. Perú  cuenta con 9 acuerdos vigentes, cuatro negociaciones cerradas y solo cuenta con una oficina comercial propia (el resto son representaciones diplomáticas que funcionan en embajadas y consulados). Es decir, a pesar que tenemos 40% más de acuerdos comerciales que Colombia, ellos nos llevan una ventaja de 1500% más de oficinas propias en el exterior. Teniendo en cuenta, que no es lo mismo contar con oficinas comerciales propias que tener funcionarios diplomáticos cumpliendo labores de promoción de exportaciones, según lo demuestra el Informe del BID.


Video que desató polémica.

Entonces, ¿este problema lo solucionaremos sólo llorando y quejándonos de los países que promocionan nuestros productos como suyos o será el momento de apostar por abrir oficinas comerciales independientes con equipos especializados en comercio y no necesariamente funcionarios diplomáticos?

Es momento de analizar la forma en que se organiza la promoción de exportaciones en el exterior y de cambiar lo más pronto posible, no puede ser que otros países aprovechen oportunidades que nosotros estamos desperdiciando. Porque como dice la publicidad de un banco, a veces “el tiempo vale más que el dinero”.


ACUERDO DEL PACIFICO TE VEO VENIR

26 diciembre, 2010

Un nuevo bloque comercial, en busca de los mercados asiáticos, se empieza a formar en América Latina

Ya sabemos que este es el siglo de Asia, pero que pasará con Latinoamérica?

Según Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo BID, esta será “la Década de América Latina”, debido al ritmo acelerado de crecimiento que ha venido demostrando con relación a países más desarrollados. América Latina tiene la oportunidad histórica de concluir sus tareas pendientes y sumarse a los países asiáticos en la vanguardia del crecimiento mundial.

Entonces, que tendría que hacer Latinoamérica para poder caminar a un ritmo lo más parecido a Asia y poder negociar de igual a igual con este continente? Por un lado, resolver sus tareas pendientes como mejorar su institucionalidad y la calidad de la política, disminuir los niveles de pobreza, desarrollar la calidad de su educación e invertir en tecnología, desarrollo y en infraestructura.  Y por otro lado, Integrarse, ser competitivo y buscar mejores resultados como bloque comercial. Y parece que esta integración empieza a formarse.

Ad portas de celebrar el Bicentenario de la Independencia de América Latina, el Banco Interamericano de Desarrollo dice que esta será "la década de América Latina".

El presidente peruano, Alan García, envió el último octubre una carta con la propuesta de una integración profunda, a los presidentes de Chile, Colombia, Ecuador y Panamá. Al presidente Piñera de Chile le simpatizó la propuesta y planteó que la invitación fuera extensiva a México.

Es por eso, que en el marco de la XX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, realizada a principios de diciembre en Argentina, se reunieron Perú, Chile, Colombia y México y sentaron las bases de la nueva integración, ordenando a sus ministros a plantear un primer diseño del proceso para evaluarlo antes de tres meses.

El objetivo de este nuevo bloque comercial es crear un gran mercado en América Latina para competir en mejores condiciones con  el Asia Pacífico, el área de más acelerado crecimiento económico del mundo. Y es que si bien, cada uno de estos cuatro países empezó a abrirse al mundo a través de tratados bilaterales, ellos saben que la competencia a nivel mundial ya no  es de países, sino de regiones.

Sueño en bloque. Vale la pena soñar.

Y el segundo objetivo de este futuro bloque es unirse para iniciar una ofensiva comercial en Asia Pacífico. Esta región se ha transformado en el principal polo de crecimiento económico en el mundo y será el centro fundamental de la economía en el presente siglo, por tanto es inevitable entrar a competir en este mercado.

El acuerdo Arco del Pacífico busca unir a aquellos países en la región que compartan una política de apertura económica, libre comercio y formen parte del llamado  Arco del Pacífico.

Colombia, Chile, Perú y México son los países que más han abierto sus puertas en toda América Latina. Los cuatro tienen acuerdos comerciales firmados entre ellos. Los tres primeros tienen acuerdos para evitar la doble tributación, acaban de integrar su bolsa de valores, sus empresas nacionales buscan expandirse en esta área y tienen modelos de desarrollo económicos similares. Esto los está transformando en una especie de submercado andino. Y con la integración de México podríamos hablar de un mercado de más de 200 millones de habitantes. Asimismo, Panamá ya mostró su simpatía hacia este acuerdo integrador; sin embargo,  aún no se conoce la posición de Ecuador.

El destino está en nuestras manos. Latinoamérica, tú eliges.

Ya habíamos hablado sobre esta posible integración en nuestro artículo “América Latina: ¿Será nuestra hora?” en la que comentábamos -cuando todavía no se producía ningún encuentro- sobre la unión de estos cuatro países. Ahora, parece que este sueño puede ser una realidad. El destino está pasando por nuestras manos y me pregunto nuevamente ¿Será nuestra hora? Nuestro destino dependerá de las acciones que tomemos. Tú eliges Latinoamérica.