LA NUEVA CELAC: ENTRE LA LUZ Y LA SOMBRA?

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

Groucho Marx

Hay una vieja frase que muchas veces se menciona en Ciencias Políticas: “El Estado no tiene amigos, tiene intereses”. Y esa sería la expresión que más ayudaría a entender por qué países tan disímiles como Chile, Cuba, Surinam, Panamá o Bolivia se juntan con el fin de crear la nueva Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC).

Esta nueva entidad, que está compuesta por todos los países de Latinoamérica y el Caribe, exceptuando a Puerto Rico –por ser “colonia” americana- ha buscado separarse de Estados Unidos y Canadá, y tiene como principios: la igualdad soberana de los Estados (ningún país se puede imponer sobre otro, aquí no hay Imperialismos), la autodeterminación de los pueblos (lo que el pueblo pide se hace), la promoción y protección de los derechos humanos (faltaría definir si este principio es vinculante y a partir de qué plazo empieza a regir), la consolidación de la democracia (aunque falta definir qué entienden por democracia) y el respeto a la diversidad ideológica del bloque (es decir, no importa que seas comunista, socialista, demócrata o liberal, todos nos respetamos).

Y me parece poco compatible estos principios con las políticas adoptadas por algunos de los Estados miembros. Por ejemplo, hay gobiernos que parecen tener poca tolerancia con la diversidad ideológica…

A otros parece incomodarle el exceso de democracia y no soportan la libre expresión…

Algunos parecen tener su propia definición en lo que se refiere a derechos humanos…

Para ciertos países la autodeterminación de los pueblos parece crearles muchos dolores de cabeza, porque los derechos que reclama parte de la población parece perjudicar a otros pobladores y al mismo Estado… por ejemplo los casos de conflictos medioambientales en Perú y los conflictos sociales en Chile…

“Los políticos son como los cines de barrio, primero te hacen entrar y después te cambian el programa”.

Enrique Jardiel Poncela

Pero cuál es el fin de esta entidad apadrinada por el presidente de Venezuela, Hugo Chavez? El propósito de esta unión es profundizar la integración y la unidad política, económica y social de toda América Latina y el Caribe.

Entonces cuando escucho sobre integración y unidad política y económica me viene a la mente lo que hoy es la Unión Europea. Pero encuentro una gran diferencia. Mientras la UE nació colocando al comercio como su motor de desarrollo – desde un principio buscaron eliminar los obstáculos al comercio interno y se obligaron a asumir colectivamente la responsabilidad de sus relaciones comerciales con terceros países, medidas que fueron base para el nacimiento de la política comercial común-, la CELAC busca la solidaridad, cooperación y complementariedad entre sus economías. Es decir, fomentar una colaboración hacia adentro: yo te doy lo que tú no tienes y tú me das lo que yo no tengo. Bonito y muy meritorio, pero cuidado, muchas veces este ideal se convierte en la llave para el proteccionismo y se deja de lado la competitividad.

¿Pero la competitividad no es mala? Claro que no. En un mundo tan globalizado y con economías interdependientes, la competitividad se convierte en el arte de sobrevivir. Y si quieres salir adelante y aprovechar las oportunidades que se presentan tienes que ser competitivo. No hay otra. Eso te hace siempre estar en continua preparación, reinventándote y generando más empleo.

¿Pero se puede competir contra el “imperialismo” de Estados Unidos y Europa? Pero por supuesto. Miremos el caso de Bangladesh. Este país se está especializando en textiles. Uno puede encontrar prendas de reconocidas marcas americanas con etiquetas que dicen “made in Bangladesh” porque son confeccionadas en esta nación. ¿Y por qué los americanos están haciendo sus prendas en Bangladesh? Porque es un país competitivo. Vietnam, ese país comunista que hace más de 40 años luchó una guerra con la potencia americana, es hoy considerado por el FMI como uno de los países emergentes de mayor desarrollo. ¿Y por qué? Porque decidió abrir sus mercados, mirar hacia afuera sin miedo y ser competitivo.

Y mientras estos países decidieron abrir sus mercados al mundo y buscar oportunidades en el exterior, otros piensan en un desarrollo económico interamericano. Es decir, promover un desarrollo independiente del capitalismo. Yo te proporciono lo que te falta y tú me das lo que yo necesito. Todo entre latinoamericanos y caribeños, entre nosotros nos apoyamos porque somos hermanos y no puede haber competitividad entre nosotros sólo cooperación; además, evitemos comprarle a los de afuera lo que podemos comprar en nuestra región porque eso es solidaridad…

“En política siempre debemos optar entre dos males”.

Christopher Morley

 Entonces ante este panorama uno se pregunta nuevamente ¿y que hace en este bloque países como Chile, México, Colombia o Panamá cuya opción por el libre mercado es patente? Pues deben tener Intereses. Todo país tiene intereses políticos, económicos o sociales que los llevan a tomar estas decisiones. Dejémonos de sutilezas, para muchos de los países miembros, aquí no tiene nada que ver seguir la obra y el pensamiento de nuestro Libertador Simón Bolívar. Formar parte de esta agrupación tiene un objetivo mucho más terrenal: cubrir mis debilidades y aprovechar las oportunidades que se presenten.

Por ejemplo, para el profesor emérito de relaciones internacionales en la Universidad de Brasilia, Amado Cervo, la creación de la CELAC no constituye algo “histórico, sino coyuntural”. “México tenía una voluntad política de acercarse a América del Sur y Brasil de vincularse un poco más con América Central y el Caribe (…) Es un poco para neutralizar la influencia de Venezuela sobre el Caribe y América Central, que era muy grande”, menciona el profesor en la cadena BBC Mundo.

Sin palabras...

Por otro lado, el politólogo y ex embajador chileno Gabriel Gaspar menciona que presidir la CELAC es un desafío muy interesante para la diplomacia chilena puesto que “No sólo tiene que desarrollar los intereses de Chile, sino que al mismo tiempo debe interpretar y coordinar la opinión de un organismo naciente, en una área y en un tema que es América Latina, que no ha sido la prioridad de la política del gobierno”. Asimismo, señala que “en términos prácticos Chile ha tenido una política más global, vinculada más bien a los temas económicos y de inversiones, y por el contrario la CELAC pretende hacer énfasis en la integración regional”. Es decir, los principios de este organismo no van con la política de gobierno que siempre ha seguido Chile, pero debe haber unos intereses que hacen que el país del sur vea con buenos ojos este bloque.

Es más, Chile el país líder en competitividad en Latinoamérica, un gran facilitador para hacer negocios y fehaciente emprendedor del libre mercado y de las inversiones extranjeras, ha aceptado ejercer la presidencia de la CELAC este nuevo año y junto a Venezuela y Cuba formarán la “Troika” (figura administrativa compuesta por el país que ejerce la presidencia actual, el que le antecedió y quien le sucederá), palabra que en política se emplea para referirse a un equipo dirigente compuesto por tres miembros.. Y ver a Chile formando la “Troika” al lado de Venezuela y Cuba puede parecer increíble, pero puede ser también una muy buena jugada política.

“Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje”.

Aldous Huxley

Por un lado, algunos presidentes y representantes de gobiernos latinoamericanos dan vivas al nuevo foro creado. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa dice: “A mí, como latinoamericano, me rebela que los problemas continentales se vayan a discutir a Washington”, que es el lugar donde está la sede de la OEA y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Mientras tanto, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, mencionó que la CELAC es “una sentencia de muerte a la doctrina Monroe”, emitida en 1823 por el gobierno de Estados Unidos y que sintetizaba con la frase “América para los americanos” el dominio de EE.UU. sobre el continente americano. Asimismo, el presidente de Bolivia, Evo Morales mencionaba “luego de 500 años de resistencia indígena, 200 años de independencia, por fin nos juntamos para liberarnos”. Incluso el embajador de Bolivia en Venezuela, Jorge Alvarado, expresaba que la OEA y la ONU han incurrido en violaciones de principios fundamentales para los pueblos “porque se han constituidos en simples apéndices del imperio estadounidense y europeo” y añadía que ahora los pueblos latinoamericanos y del Caribe “contamos con un bloque que nos representa políticamente, y que además representa el pensamiento, trabajo y lucha que siguió nuestro Libertador Simón Bolívar”.

Cumbre en Caracas culminó con la creación de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC) compuesta por 33 naciones de la región.

Sin embargo, no todos los simpatizantes de la ideología del socialismo del siglo XXI están muy contentos. La creación de este foro les parece un intento desesperado de Venezuela por encontrar más aliados latinoamericanos sin hacer ningún tipo de filtros. Por ejemplo dicen, de qué vale que no esté directamente Estados Unidos si están sus países representantes como México, Chile, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica y República Dominicana que son países que han suscrito un acuerdo de libre comercio con USA. Asimismo, Brasil tiene importantes acuerdos de cooperación con Washington. Es raro que no mencionen al CAFTA (países centroamericanos) que también tienen un tratado de libre comercio con Estados Unidos. Quizá el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y sus amigos prefieren obviar este detalle.

Asimismo, declaran otros, de qué vale que este foro predique la autodeterminación de los pueblos y la no intervención si no se condena a las bases militares norteamericanas que están en Colombia, Panamá u Honduras. Muchos bolivarianos están muy descontentos. Ellos se preguntan, cómo puede ser posible que el derechista y capitalista Sr. Piñera sea el primer presidente de esta entidad? Y al parecer les exaspera saber que la CELAC respalda como representante, ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), al vicepresidente de Colombia Angelino Garzón, un político de derecha identificado con un gobierno capitalista (el colombiano) que ha vulnerado el derecho de los sindicatos en su país.

“Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia”.

Theodore Roosevelt

En fin, esta comunidad, unión, foro, bloque, futuro organismo o lo que sea, está dando que hablar. Para bien o para mal, eso dependerá del cristal con que se le mire. Siendo positivos, quizá esta “Troika” se pueda convertir en la “Perestroika” que necesita Latinoamérica y el Caribe para lograr la reestructuración oportuna, pragmática, competitiva y contemporánea que necesita nuestra región. O quizá esta “Troika” termine siendo la “Perestroika” cuyas reformas acaben con la desintegración total de nuestros pueblos y el desbarajuste económico de la mayoría de la región. Habrá que dejar que el tiempo pase para ver cuál es el siguiente capítulo de esta novela. Porque al final de cuentas, en Política, nadie sabe para quién trabaja…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: